Parque del Monte Subasio

Parque del Monte Subasio

Homepageparque_del_monte_subasio_ItalyUmbríaparque_del_monte_subasio_hechosParques naturales Umbríaparque_del_monte_subasio_natura
parque_del_monte_subasio_informaciones

italiano : english : deutsch : español : japanese

  • noticias Umbría
  • ofertas Umbría
  • itinerarios Umbría
Información general

Cómo llegar al parque
En tren, Estación de Asís - línea Roma-Foligno-Terentola del FF.SS.
En autobús de línea, las vías de comunicación para llegar al área natural protegida del Monte Subasio son las siguientes: § a lo largo del valle del Tíber: la S.S. 75 Central Umbra y el tren Terontola-Foligno; SS a lo largo del valle del Topino: la S.S. Flaminia y el tren Orte-Falconara.
Otras conexiones, la S.P. n. 249 de Spello situada al NNE del Monte Subasio, toca, a cotas variables entre los 300 y los 800 m. sobre el nivel del mar, los núcleos de Asís, Armenzano, S. Giovanni, Collepino, Spello.
La cima del Subasio se puede alcanzar recorriendo un camino panorámico que conecta el santuario de la Ermita de las Cárceles en Collepino. A la Ermita de las Cárceles se llega recorriendo la S.P. n. 251 de S. Benedetto. El lado al SW del Subasio lo recorre la S.S. 147 de las Viole. La S.P. n.248 de Petrignano di Assisi lleva a las localidades de: Palazzo Petrignano, Torchiagina y se conecta con la S.S. 318 Perugia - Ancona vía Gualdo Tadino. Por último la S.S. 444 une Asís con Pian della Pieve, S. Presto - G.Tadino. Distancia a las principales ciudades que lo rodean: Perugia Km 20, Roma Km 160, Florencia Km 185.

Los operadores del parque
El Ente Parque del Monte Subasio tiene contactos casi cotidianos con:
1. La Comunidad Montana del Subasio, cuyas oficinas se ubican en Valtopina, numero de tel. 0742/75191; e-mail: c.montana.subasio@umbria.net
2. Con el Comando Estación Ex A.S.F.D. con sede en Corso Umberto I - Asís 3. Con el Comando Estación C.F.S. con sede en S.M. Angeli - Asís 4.
Con las Administraciones Municipales de los 4 términos que forman parte del Area Natural Protegida es decir: Asís, Spello, Valtopina, Nocera Umbra.
El Parque del Subasio ha estipulado una convención para el control y el mantenimiento de los senderos presentes en el Area Parque con la Comunidad Montana del Subasio y con el C.A.I. sez. Foligno.
El Parque del Subasio ha estipulado dos convenciones para la regularización del Vuelo Libre con las dos Asociaciones de Vuelo Libre presentes en el territorio, es decir, con la Top Run de Spello y la Ali Subasio de Rivotorto de Asís.
La Comunidad Montana - ACTIVIDADES: Forestal · Agro-Zootécnica · Faunística · Infraestructuras: -viabilidad secundaria rural y forestal - acueductos rurales - valoración de manantiales existentes - recuperación del patrimonio edil rural - senderismo. Mantenimiento extraordinario de barrancos y fosos. Servicio antiincendios en colaboración con la estructura operativa regional en el periodo de máxima peligrosidad (periodo estival) · Servicio de primeros auxilios para desastres naturales y adversidades atmosféricas de fuerte intensidad.
INTERVENCIONES SECTOR FORESTAL: Mejoramiento de los bosques de caducifolias y de coníferas · Mantenimiento de la viabilidad forestal · Realización y mantenimiento de cortafuegos para la prevención de incendios · Repoblación de los bosques mediante el uso de plantas autóctonas en los bosques degradados y despoblados. Recuperación de áreas con precedentes de actividades de extracción mediante el saneamiento morfológico y ambientación del área introduciendo especies autóctonas · Saneamiento de áreas con presencia de desechos · Saneamiento de áreas boscosas con peligro de incendios · Servicio antiincendio y de primeros auxilios.
SECTOR AGROZOOTÉCNICO: Creación de prados para pasto y mejoramiento de los pastos y atenciones al mantenimiento de los mismos · Realización de vallado con estacas de madera (castaño) y red metálica y/o hilo espinado para la subdivisión en compartimentos de los pastos · Creación de abrevaderos para los animales y de balsas y acueductos rurales · Intervenciones de mantenimiento ordinario y extraordinario para las estructuras agro-zootécnicas presentes en el territorio público gestionado.
SECTOR RELACIONADO CON LA FAUNA. Control de la fauna selvatica en colaboración con el Ente Parque Monte Subasio (en particular el programa de abatimiento selectivo de jabalíes) · Control de los animales selváticos (cabritillos) dejados en libertad por grupos en la zona de propiedad estatal del Monte Subasio · Mantenimiento ordinario y extraordinario de los abrevaderos existentes utilizados por las aves · Posibilidad de lanzamiento de especies autóctonas (liebres. Starne pernici) en colaboración con la provincia de Perugia y el Ente Parque Monte Subasio · Monitorización de las especies selváticas presentes en el área natural protegida.
SECTOR INFRASTRUCTURAS: Viabilidad secundaria rural y forestal · Acueductos rurales · Revalorización de los manantiales existentes · Recuperación del patrimonio público rural · Senderismo.
INTERVENCIONES VARIAS EN EL TERRITORIO DE LA COMUNIDAD MONTANA: Mantenimiento extraordinario de barrancos y fosos · Servicio antiincendio en colaboración con la estructura operativa regional en el periodo de máxima peligrosidad (periodo estival) · Servicio de primeros auxilios para desastres naturales y adversidades atmosféricas de alta intensidad.
ACTIVIDADES DIDÁCTICAS DESARROLLADAS POR LA COMUNIDAD MONTANA MONTE SUBASIO: Colaboración con los Entes Parque "Monte Subasio" y "Colfiorito" para visitas guiadas en las respectivas áreas naturales protegidas instituidas por la Región de la Umbría con L.R. N° 9/95 Los temas tratados en el curso de estas visitas son los siguientes: 1 aspectos de la vegetación, climáticos-geológicos-morfológicos e históricos 2 aspectos sobre las actividades y gestiones desarrolladas por la Comunidad Montana 3 aspectos de la fauna 4 aspectos sobre la explotación del senderismo 5 aspectos sobre la producción de energía eléctrica alternativa limpia (activa una instalación mixta eólica-fotovoltaica) en la nave experimental de "Bandinelle" barrio de Armezzano en el término de Asís, realizado por la Enel - distribución de Perugia a la conexión normal para hogares Kw.3 6 aspectos de protección a la naturaleza ligados al mensaje ecológico franciscano
San Francisco y "su" monte
Los bosques que rodean Asís se han hecho famosos en todo el mundo gracias a la figura de San Francisco, conocido también como el Otro Cristo por su gran espiritualidad indisolublemente ligada a la naturaleza, a la meditación ascética y a lugares todavía hoy envueltos en atmósferas suspendidas entre leyenda, religión y poesía de tal modo que entre las nieblas invernales que acarician el monte, se podría esperar ser proyectado atrás en el tiempo centenares de años. En los bosques parece resonar todavía el eco de las antiguas fábulas y leyendas, de sagradas auras de misterio que se pierden en tradiciones donde la realidad no se puede separar de los mitos paganos y los milagros cristianos.
Parco_Monte_Subasio_16 Entre las hermosas encinas que rodean la Ermita de las Cárceles, en las laderas del monte Subasio, a cuatro kilómetros al este de Asís, Francisco se retiraba en oración y vivía una profunda relación de identidad con la naturaleza y sus criaturas tanto benévolas como los pájaros, como peligrosas y agresivas como el lobo de Gubbio. En la gruta del Santo, en el Convento de la Ermita de las Cárceles, se conservan todavía la cama de piedra y el altar con un crucifijo de madera, quizás del Trecento, mientras sobre el muro un fresco representa el episodio del sermón a los pájaros (florecilla XVI). El episodio del lobo de Gubbio (florecilla XXI) y el de las tórtolas liberadas (florecilla XXII) subrayan una de las partes más relevantes de la vida de Francisco: su amor por todas las criaturas, formado por respeto, delicadeza y diálogo rebosante de espiritualidad; una caridad universal que abraza las criaturas animadas e inanimadas hasta superar, en el tiempo de las cruzadas, las diferencias de religión con los hermanos musulmanes del Oriente (florecilla XXIV). La de Francisco es una humanidad límpida, llena de gratitud por la riqueza de la naturaleza y el Santo descubre la grandeza de su propia vocación en la más absoluta pobreza y sencillez. La vida de Francisco no es sólo un refugio en la contemplación, sino que es además predicación que permite a todos entender el mensaje de la espiritualidad cristiana: los pájaros que han escuchado su predicación comprenden la importancia de difundir el mensaje a todos los rincones del mundo, de modo que éstos " se elevaron en el aire con maravillosos cantos, y a continuación siguiendo la cruz que les había hecho el santo Francisco se dividieron en cuatro partes, una que voló hacia el oriente, otra parte hacia el occidente, otra parte hacia el sur, y una cuarta hacia el norte, y cada una se iba cantando maravillosos cantos. De este modo la predicación de la Cruz de Cristo renovada por el santo Francisco se tenía que llevar con su ayuda y la de sus hermanos a todos los rincones del mundo". Justo antes de este milagro, Francisco se había retirado a la selva con el hermano Masseo comprendiendo que su misión era la de predicar al mundo "por la salud de los demás". En un clima de caballeros cruzados, vestidos de cotas de malla y lúcidas armaduras, la figura de Francisco parece haber vencido con el tiempo, difundiendo un mensaje de solidaridad y no violencia. Se podría incluso pensar en Francisco como una especie de druida cristiano, que conoce y habla el lenguaje de la naturaleza, un pacífico mediador entre las antiguas leyendas paganas de la zona de Asís y el mensaje cristiano de amor y hermandad entre los hombres y entre ellos y la realidad en la que viven. No es casualidad que en la Iglesia Superior de la Basílica de San Francisco en Asís, los frescos del ciclo de Giotto no representan al Santo como un asceta solitario, sino como a un hombre en medio de los hombres, sobre el fondo de espléndidos paisajes y refinadas arquitecturas; por eso se debe reconocer a Giotto el mérito de haber contribuido en modo sustancial a la divulgación de la historia de la vida del Santo Pobre de Asís. Esto escribió Luigi Salvatorelli, un histórico del Novecento en su obra "Vida de San Francisco de Asís" describiendo con extraordinario lirismo aquella que había sido definida la "ciudad del alma": "De todas las partes de Italia, la Umbría es la más cercana a Dios" y después, refiriéndose precisamente a la tierra de Francisco, continua afirmando que "la vista de Asís fulgurante suscita la impresión de un lejano paraíso, misterioso e inaccesible". Ocurre en ocasiones, en una serena tarde otoñal, al caer el sol, que en esta absorta contemplación llega el toque lento, solemne, indefinidamente oscilante de la campana de San Francisco, cercana y que sin embargo parece repicar desde una misteriosa lejanía, directamente desde el cielo. Sonido y visión, el uno y la otra, raptan el espíritu: no se mira y no se escucha más, el tiempo se anula y un momento vale un siglo. Durante ese instante Asís es el vestíbulo de la eternidad. Es como si pureza y sencillez se uniesen precisamente en la belleza del monte y del pueblo medieval de Asís; la medida de la fuerza del espíritu franciscano es un milagro que se reflexiona en cada aspecto de la vida cotidiana: el deseo de superar los valores materiales de la ciudad es expresado por el armonioso binomio de "paz y bien" que se convierte en la síntesis de la hermandad y de la solidaridad franciscana. Asís y su monte han sido definidos como "una isla de fe suspendida entre el cielo y la tierra", pero no se debe absolutizar el misticismo franciscano teniendo presente la importancia del hombre, visto en su complejidad, que no vive alienado por la realidad sino dentro de ella. El mensaje de Francisco es el de dirigir a los hombres hacia la justicia y el respeto de la naturaleza en su conjunto. Se trata de valores que van mucho más allá de la mística y de la religión y que se reconocen como universales, tanto que justo la ciudad del Santo Pobre fue la que albergó el histórico encuentro del papa Juan Pablo II con los representantes de las religiones de todo el mundo con ocasión de la Jornada Mundial de Oración por la Paz. San Francisco se ha convertido en un punto de referencia cuando se habla de paz, ambiente, cultura y derechos humanos.

Dante y el Subasio
Entre el Tupino y el agua que desciende de la colina, que escogió el beato Ubaldo, una fértil ladera del alto monte pende, donde Perusa siente frío y calor por Porta Sole; y de atrás le llora bajo pesado yugo Nocera y Gualdo.
Parco_Monte_Subasio_17 De esta cuesta, allá donde se hace más suave, nació al mundo un sol, como asoma a veces el del Ganges. (Dante, Paraiso XI, 43-51) El alto monte de los versos inmortales de Dante es el macizo que culmina en el Subasio; este monte, con su vertiente occidental fértil y expuesta al sol, desciende hacia el valle de Spoleto y hacia Perugia, entre los dos valles del Topino y del Chiascio.
Justo junto al Chiascio, que recoge las aguas del Topino y las hace confluir en el Tíber, a su vez denominado como "el agua que desciende" de la colina de Gubbio, sobre el monte Igino, llevó vida de ermitaño y fue enterrado el beato Ubaldo Baldassini que fue obispo de Gubbio entre 1129 y 1160. Perugia, que surge frente al monte Subasio, percibe el calor y el frío desde su parte oriental porque la gran masa calcárea del monte acentuaba el calor en verano y el frío en la estación invernal. La Puerta Sol, desde la que Perugia advertía estos cambios climáticos, se abría en la parte oriental de las murallas etruscas, precisamente frente al monte de Asís. Esta puerta está hoy en día destruida, pero un barrio de la ciudad conserva su nombre. Sobre la ladera opuesta, al noroeste del macizo del Subasio, se encuentran la ciudad de Nocera y Gualdo Ladino; para ellas el grupo montañoso del Subasio representa una sumisión perjudicial porque les quita algunas preciosas horas de sol y calor. Algunos comentaristas de los versos dantescos han querido entender esta sumisión como una alusión política al gobierno dominante ejercido por Perugia sobre Nocera y Gualdo a finales del XIII y principios del siglo XIV, pero no parece creíble que Dante haya incluído esta observación política en el contexto de la descripción del panorama ambiental umbro y de su monte. Es precisamente donde el monte pierde su pendiente donde nace una nueva luz para el mundo, es decir San Francisco de Asís, un sol tan luminoso y dotado de virtud vivificante que puede compararse al sol material cuando en ocasiones (en el equinoccio de primavera) surge del río Ganges respecto al meridiano de Jerusalén, desde la verdadera parte oriental del mundo.

Etimología del término "Subasio"
Parco_Monte_Subasio_18 Antiguamente el monte de Asís era llamado Asio, término que tal vez indicaba una extensión de tierra no cultivada en el monte sobre la ciudad; con el tiempo el nombre ha sido extendido a todo el conjunto montañoso relacionado con su cima llana y llena de prados. La palabra "asium" designaba un campo o más en general cualquier tierra no cultivada cercana a algún templo; el mismo término se usa en algunos pergaminos medievales para indicar un prado no cultivado habitualmente, un área abierta o cualquier espacio en relación con la zona limítrofe. En los documentos medievales el Subasio viene señalado de diferentes modos y la palabra no parece haber encontrado una forma definitiva presentando las siguientes variantes: Suaxerus, Subbagio, Sub Asisio, Subassisio, Sub axio, Sub asio y también sub Asio.
En el periodo medieval, de hecho, el asio por excelencia era la cima del monte llana y llena de prados; para indicar las zonas situadas en las laderas o la cresta del Subasio se decía que éstas estaban "bajo el asio". En la forma utilizada todavía, el término Subasio define el monte que se encontraba bajo la ciudad de Asís (sub Asio) no desde el punto de vista geográfico sino en sentido político.
El patrimonio faunístico del Monte Subasio es tan rico y significativo, a pesar de que, como para la flora, la fuerte presión humana ha inducido a la reducción y en algunos casos a la desaparición de algunas especies indiciendo especialmente en las acuáticas; las especies de peces actualmente presentes son exclusivamente tres y en concreto: la rovella (Rutilus rubidio), el vairón (Leuciscus souffia) y la trucha salmonada (Salmo truta) reintroducida en parte; desde hace algunas decenas de años ya no se verifican más aquellos fenómenos de ascenso que en el pasado llevaban al Tescio especies como la anguila (Anguilla anguilla), el barbo (Barbus plebejus) y el bagre (Leuciscus cephalus).
Parco_Monte_Subasio_19 Recordamos que en los principales cursos de agua todavía se encuentra el cangrejo de río (Potamon edule) mientras la gamba (Austropotamobius pallipes), otro indicador de la buena calidad de las aguas, resulta extremadamente rara. Por lo que respecta a los anfibios se ha identificado la presencia de una gran variedad de especies; se encuentran la rana verde (Rana sp.) el sapo común (Bufo bufo) y el sapo verde (Bufo viridis), casi con seguridad el tritón crestado (Triturus cristatus), la salamandra común (Salamandra salamandra), la ranita de San Antonio (Hyla arborea) y el eslizón tridactilo (Chalcides chalcides), mientras no se tiene ninguna seguridad sobre la presencia de la salamandra terdigitata (Salamandrina terdigitata) y el sapillo de vientre amarillo (Bombina variegata). La fauna avícola es la más rica, uno de los animales de relieve es el curioso azor norteño (Accipiter gentilis), poderosa rapaz que vive exclusivamente en los bosques a altas cotas, hábitat ideal no sólo para el azor, sino también para un buen número de especies que anidan aquí como el pito real (Picus viridis), el pájaro carpintero rojo mayor (Picoides major), el zorzal común (Turdus Philomelos), el zorzal charlo (Turdus Viscivorus) y el picador azul (Sitta Europea). Entre las rapaces recordamos además la presencia del ratonero común (Buteo buteo), del gavilán vulgar (Accipiter nisus) y del cernícalo común (Falco tinnunculus) entre los diurnos. Entre los nocturnos, la lechuza de campanario común (Tyto alba), el mochuelo común (Athene noctua) y el carabó común (Strix aluco) es segura, mientras que es muy probable la presencia del autillo (Otus scops) y búho chico (Asio otus). A diferencia de gran parte del territorio regional, en el Parque del Monte Subasio la perdiz pardilla (Perdix perdix) no muestra una presencia temporal y ligada a las inmisiones con objetivo de caza, sino que se reproduce y presenta dos núcleos estables. Como hemos dicho, las especies de pájaros presentes en el parque son muy numerosas; por ejemplo las áreas abiertas, los pastos y campos albergan a la alondra común (Alauda arvensis), la collalba gris (Oenanthe oenanthe), el faisán (Phasianus colchicus), la tórtola europea (Streptopelia turtur), la abubilla (Upupa epops), la golondrina común (Hirundo rustica), el estornino pinto (Sturnus vulgaris) etc. Otros muchos pájaros habitan el área del parque, como el cuco común (Cuculus canorus), el petirrojo (Eerithacus rubecula) el mirlo (Turdus merula), el carbonero común (Parus major), el pinzón vulgar (Fringilla coelebs), el jilguero (Carduelis carduelis) etc. Entre los mamíferos desde hace algunos años se ha observado el retorno del lobo (Canis lupus lupus); la muerte de un macho adulto ocurrida en 1990, la recuperación inesperada de un cachorro en 1992 y los recientes descubrimientos indirectos aseguran esta recolonización. Está documentada la presencia en el interior del Parque del zorro (Vulpes vulpes), del tejón (Meles meles), de la comadreja (Mustela nivalis), y de la garduña (Martes foina). Respecto a los ungulados, el territorio del parque presenta características tales que lo hacen idóneo para la reintroducción del corzo (Capreolus capreolus) y del ciervo (Cervus elaphus), pero actualmente la única presencia observada es la del jabalí (Sua scropha), debido a una serie de repoblaciones efectuadas con objetivos de caza, realizando la introducción de individuos pertenecientes a razas o subespecies con pool genético completamente diferente del original. Las especies actuales resultan mucho más grandes y prolíficas. Estos factores, unidos a la férrea protección realizada los primeros años de repoblación y a la casi total ausencia de depredadores, han provocado que los jabalíes invadan casi toda la región generando importantes daños. Hemos subrayado este aspecto para resaltar el peligro de la inserción de especies no pertenecientes al patrimonio originario, y en general, para indicar la complejidad de las intervenciones ambientales en especial por la imposibilidad de prever los desarrollos futuros. Por lo que respecta a otros mamíferos, entre los insectívoros se asegura sólo la presencia del erizo europeo (Erinaceus europaeus), la musaraña enana (Sorex araneus), y el topo (Talpa sp.) mientras que entre los roedores se puede encontrar la ardilla común (Sciurus vulgaris), el lirón careto ( Eliomys quercinus), el lirón gris (Glis glis), el muscardino (Muscardinus avellanarius), el topillo rojo ( Clethrionomys glareolus), el topillo oscuro (Pitymys savii), el ratón de campo ( Sylvaemus sylvaticus), la rata común (Rattus norvegicus), el ratón común (Mus musculus) y el puercoespín común (Hystrix cristata). Una población muy importante es la de la liebre común (Lepus capensis) extendida en toda la zona de pastos y en buena parte de las colinas. Dentro del valle Umbro, casi de fábula, aparece un conjunto montañoso, el Parque del Monte Subasio que por su característica forma de tortuga, se distingue inmediatamente de las colinas que lo rodean. Ese macizo carbonático de forma elíptica y orientación noroeste - sudeste está delimitado por el norte por el río Tescio, al noroeste por el Barranco Chiona y al suroeste por las llanuras de Spello y Asís. El Parque del Monte Subasio, además del monte homónimo del que toma el nombre, es un conjunto constituido por las dos colinas Caprile y Copriletto al norte, un núcleo central al que pertenece el Monte Subasio (1290 m.), el Monte Civitelle (1270 m.) y la colina San Rufino, y al sur termina con el monte la Sermolla (1192 m.).
Parco_Monte_Subasio_20 El Area Natural Protegida se extiendo por 7.442 Ha comprendiendo los términos de Asís, Nocera Umbra, Spello y Valtopina, coincidiendo por completo con el territorio de la Provincia de Perugia. El territorio del Monte Subasio desde la antigüedad ha sido victima de una fuerte presión humana sufriendo de este modo profundas transformaciones; afortunadamente algunos restos de los antiguos paisajes llenos de sugestión y personalidad se han conservado de algún modo, aunque en tramos limitados. El análisis fitoclimatico del territorio, los testimonios históricos, los restos de la antigua cubierta natural y su posición geográfica nos permiten describir los elementos que en un tiempo caracterizaban el Monte. Es oportuno recordar además que el monte Subasio constituye un macizo aislado; esta lejanía de la cadena apenínica ha determinado un consecuente incremento de las temperaturas con respecto a sistemas montañosos más articulados. El clima menos áspero y la escasa presencia de agua, determina un bajo espesor del suelo y de la naturaleza cárstica del territorio. Han bajado los límites de altitud de la vegetación, con la consecuente sucesión rápida de las franjas de vegetación. La parte de la cima del Monte Subasio está constituida casi al completo por pastos herbosos muy densos compuestos principalmente de bromo (Bromus erectus Huds.) y cedacillo (Briza media L.), este tipo de asociación se extiende principalmente sobre las vertientes oriental y septentrional mientras resulta menos extendida sobre las occidental y meridional. Este prado se caracteriza además por la gran riqueza de especies, entre las que recordamos los treshojas presentes en seis especies diferentes, la salvia (Salvia pratensis L.), el ranúnculo (Ranunculus bulbosum L.) y la flor de lis (Centaurea triumfetti All .e dissecta Scop.). Los prados del Monte Subasio son de tipo secundario, es decir, creados por el hombre; el hombre desde la antigüedad ha desboscado las cimas llanas de los montes para utilizarlas como pasto y para el cultivo de los cereales. Antes de la intervención del hombre las áreas de las cimas estaban casi cubiertas por bosques de hoja caduca con dominio del haya (Fagus selvatica L.), en la vertiente septentrional del monte se conservan todavía hoy restos del antiguo hayedo, cuya parte más poblada y mejor conservada es la llamada "macchione". En las vertientes occidental y meridional prevalece sin embargo una vegetación con caracteristicas diversas, las especies presentes se adaptan mejor a ambientes más secos como la aspérula (Asperula purpurea L.), el bromo (Bromus erectus Huds.), la Phleum ambiguum Teen., el romero zarco (Koeleria splendens L), el corredor del amor (Eryngium amethystinum L.), la ajedrea (Satureia montana L.), la flor de lis amarilla (Centaurea rupestris L.), etc. Esta asociación se presenta menos densa respecto a la precedente, más abierta y en algunos puntos casi arbustiva, los terrenos sobre los que crece son más pendientes, el suelo está limitado a puntos donde aflora el sustrato rocoso. En el límite con los pastos secundarios, descendiendo de cota, encontramos diversas formaciones forestales que se presentan de forma discontinua en el Subasio. Sobre las vertientes calcáreas oriental y septentrional se desarrollan principalmente los bosques de carpe negro europeo (Ostrya carpinifolia Scop.), cuya continuidad es a menudo interrumpida por repoblaciones de coníferas y pequeñas áreas cultivadas. Estos bosques se caracterizan además que por el abedulillo u hojaranzo, especie dominante, por la presencia de otras esencias vegetales como el arce común (Acer obtusatumW. e K.), el fresno florido (Fraxinus ornus L.), el ébano falso (Laburnum anagyroides Medik.), el espino albar (Crategus monogyna Jacq.), el cornejo macho (Cornus mas L.) y por una gran variedad de arbustos. Sobre las vertientes más calientes y aisladas como las occidentales y meridionales domina el roble negro (Quercus Pubescens Willd.) junto con especies arbóreas como el fresno florido (Fraxinus ornus L.), el ginebro (Juniperus oxycedrus L. e communis L.) el cornejo (Cornus sanguinea L.), y arbustivas como el cornicabra (Pistacia terebinthus L.), el espárrago (Asparagus acutifolius L.) e la rubia brava (Rubia peregrina L.); también en este caso la franaj de difusión no es continua sino que está interrumpida por repoblaciones con coníferas que no perjudican el buen valor ecológico y geobotánico. En zonas limitadas de la vertiente occidental situadas prevalentemente en areas rocosas expuestas al sur se desarrollan también los bosques de encinas (Quercus ilex L.), en los bosques de encinas encontramos sea la especia arbórea que la arbustiva tipicamente mediterranea como el viburno (Viburnum tinus L.), la olivardilla (Phillyrea media L.), el madroño (Arbutus unedo L.), la zarazaparrilla (Smilax aspera L.), el espárrago (Asparagus acutifolius L.) el rusco (Ruscus aculeatus L.), que especie menos termófilas como el carpe negro europeo (Ostrya carpinifolia Scop.), el fresno de flor (Fraxinus ornus L.) y el roble negro (Quercus Pubescens Willd), uno de los más importantes encinares de tronco alto es el bosque de la Ermita de las Cárceles, que por la presencia de numerosos encinas centenarias de alto valor naturalístico se ha inserido en la lista de biotipos de interés nacional. En las vertientes menos perdientes donde el sustrato calcáreo deja lugar a los sustratos arcillosos y arenarios se desarrollan bosques mixtos de robles de Turquía (Quercus cerris L.) que, en las vertientes expuestas a este, norte y oeste, se asocia principalmente al carpe negro europeo (Ostrya carpinifolia Scop.), mientras al sur al roble negro (Quercus Pubescens Willd). Como hemos señalado ya a menudo los bosques son interrumpidos por repoblaciones de coníferas, el monte Subasio de hecho, a principios del siglo se presentaba casi desnudo, tanto como para hacer temer la irreversibilidad del estado de degrado; de aquí las primeras tentativas de repoblación de las cuales el primero en absoluto se hizo con pino negro (Pinus nigra Arnold) por obra de prisioneros autríacos. Las sucesivas repoblaciones relaizadas hasta hoy han sido efectuadas casi exclusivamente con coníferas y en raras ocasiones se han utilizado latifolias autóctonas; las especies más difusas son el cedro del Atlántico (Cedrus atlantica Manetti), el cedro del Himalaya (Cedrus deodora Don.), el pino laricio (Pinus laricio Poir.), el pino de Aleppo (Pinus halepensis Mill.) el abeto rojo (Picea excelsa DC.),el abeto blanco (Abies alba Mill.), y varias especies de ciprés (Cupressus sempervirens L., arizonica Green). Recordamos también que en el Parque no faltan ejemplos de asociaciones vegetales típicas de las zonas húmedas, en particular a lo largo de las riveras del río Tescio y de modo discontinuo a lo largo de los cursos de agua menores. En estos ambientes están presentes diversas especies de sauces (Salix purpurea L., apennina Skvortsov, eleagnos Scop, alba L.) y chopos (Populus alba L., nigra L.) junto a los olmos (Ulmus minor Mill.) saucos (Sambucus nigra L.) y a menudo la exótica robinia o falsa acacia (Robinia pseudoacacia). Respecto a las especies florísticas se evidencia algunas esencias como la fresa común (Frangula Alnus Mill.), el azafrán de primavera (Crocus imperati Ten), estrella amarilla (Gagea pratensis Dumort.), la genciana menor (Gentiana cruciata L.), el hiniesto o retama (cytisus triflorus L'Hèr.) e la grosella de los Alpes (Ribes alpinum L.) y entre las más difundidas aquellas que por su endemismo toman importancia natural como la viola de Eugenia (Viola eugeniae Par.), el eléboro de Boccone (Helleborus bocconei Ten.) y el senecio del apenino (Senecio appeninus Taush.). Entre los varios paisajes manipulados por el hombre el más difundido y digno de mención es el característico olivo (Olea europea L.), cultivo especializado que ocupa casi todo el sector occidental y meridional del monte entre los 300 y los 750 m. Interrumpido aquí y allá por restos del antiguo bosque de encina y por núcleos de arbustos.
Actividades didácticas
Comunidad Montana - Colaboración con los Entes del Parque "Monte Subasio" y "Colfiorito" para visitas guiadas en las respectivas áreas naturales protegidas instituidas por la Región de la Umbría con L.R. N° 9/95. Los temas tratados en el curso de estas visitas son los siguientes: 1. Aspectos de flora-climáticos-geológicos-morfologicos e históricos. 2. Aspectos sobre las actividades y gestión desarrollados por la Comunidad Montana. 3. Aspectos de la fauna. 4. Aspectos sobre la explotación del senderismo. 5. Aspectos sobre la producción de energía eléctrica alternativa limpia (activa una instalación mixta eólica-fotovoltaica) en la nave demostrativa en "Bandinelle" barrio de Armezzano en el término de Asís, realizado por la Enel - distribución de Perugia a la conexión normal para hogares Kw.3 6 aspectos naturalistas ligados al mensaje ecológico franciscano.

Cuerpo forestal - El Cuerpo Forestal del Estado ofrece a los profesores interesados apoyo didáctico y logístico con la finalidad de extender el conocimiento del Parque regional del Monte Subasio y la sensibilización para afrontar las actuales problemáticas ambientales.
La actividad didáctica, que se dirige a los alumnos de las escuelas elementales, medias y superiores, se acuerda con los profesores y puede ser llevada a cabo dentro de proyectos que prevén también la colaboración del Ente del Parque y de la Comunidad Montana 'M.Subasio'. Los encuentros, sostenidos con personal cualificado, son precedidos por una breve presentación del Cuerpo Forestal y de sus actividades. Las lecciones teóricas, realizadas sobre todo en las sedes de las escuelas, tienen por lo general un carácter preparatorio; el material presentado (video-cassette, diapositivas, textos) es comentado a fondo según la finalidad didáctica y los intereses mostrados por los alumnos. Durante las visitas guiadas, efectuadas en el interior del territorio del Parque, los alumnos tienen la oportunidad de conocer de la forma más completa el ambiente natural mediante la observación y el reconocimiento de plantas, animales y fenómenos geológicos. Sea por necesidad didáctica o climática, las lecciones teoricas se desarrollan por lo general en el periodo de invierno, mientras que las visitas guiadas en el periodo primaveral-estival. Durante el año 2000 el personal del Comando Estación 'M.Subasio' de Asís y el de la Oficina de Administración y Gestión ex A.S.F.D. de Perugia han recibido y acompañado a más de 700 alumnos de varios institutos de enseñanza. Dentro de un acuerdo firmado con el Instituto Nacional de Asís se han realizado unas prácticas de orientación profesional "Escuela - Mundo del Trabajo" de 60 horas de duración total. Los estudiantes del Liceo Scientifico (Instituto de Bachillerato Científico) que han participado en esta experiencia de taller-escuela han podido aumentar sus nociones científicas y conocer una realidad laboral ligada al sector ambiental.
Para más informaciones dirigirse al Comando de Estación 'Monte Subasio' Viale Umberto I n° 1 06081 Asís (tel. e fax 075/812285) o a la Oficina de Administración y Gestión ex A.S.F.D. para la Umbria, Via XIV Settembre n° 69 06100 Perugia (tel. 075/5724284, fax 075/ 5736167).

Grupo Umbro Mineralógico y Paleontológico - El Grupo Umbro Mineralógico y Paleontológico en colaboración con el Ente del Parque ofrece a las escuelas, o a cualquiera que esté interesado, guías de turismo gratis para visitar la exposición permanente de los fósiles y/o la sede del Parque. Durante el año 2002 se ha podido comprobar con satisfacción que la iniciativa ha desatado el interés de muchas escuelas de la zona con reservas de visitas para el museo y para el Parque. Para quien esté interesado, dirigirse al Ente del Parque.
El Paseo de las 8 Puertas
La ciudad de Asís forma parte del Parque del Subasio por lo que se puede combinar una larga caminata con la visita a los antiguos muros de la ciudad. El itinerario en cuestión fue propuesto por Giuseppe Bambini y Pino Scattaro en la revista "Assisi Mia". Se parte desde Porta Cappuccini continuando a la izquierda por un camino en subida y se alcanza la altura del Cassero della Rocchicciola o Rocca Minore, se continúa hacia la izquierda y recorriendo un sendero que baja, a lo largo de las murallas, se llega a Porta Perlici. Se entra en la ciudad y siguiendo a la derecha se recorre la vía de Porta Perlici hasta el Arco de los Archiccioli, frente al cual comienza un sendero señalizado, que inicialmente desciende, y que siguiendo en ciertos tramos las curvas de nivel de la colina de la Fortaleza, conduce hasta los pies del torreón colocado al final del Camminamento della Fortezza. A lo largo del sendero, a mano izquierda se puede disfrutar de un bellísimo panorama del valle del Teschio y de la vertiente Norte-Este del Subasio. Dejando el Torreón de la Fortaleza y continuando por el sendero que rodea los Muros de la Ciudad se llega hasta Porta S. Giacomo.
Se puede proseguir entrando en la ciudad y dirigiéndose, por lo tanto, hacia la Basílica de S. Francisco, para llegar cómodamente a Porta S. Francesco y por lo tanto a Porta S. Pietro. Quien quiera recorrer senderos sumergidos en un ambiente natural, puede, desde Porta S. Giacomo, bajar por la calle que va a Ponte S. Croce y en un punto concreto, donde se interrumpe el quitamiedos, iniciar un sendero que conduce hasta el Tescio a la altura de un antiguo puente y siguiendo el río se llega a Ponte S. Vetturino. Desde aquí se toma la calle llamada la Piaggia, a lo largo de los muros del Convento de S. Francisco. Llegados a la cima de la Piaggia, se atraviesa Porta S. Francesco y dejando a la izquerda la Abadía de S. Pietro, se sale de la ciudad por la Porta S. Pietro. Continuando por la izquierda se alcanza la SS 147 que rodea las murallas de la ciudad, recorre algunos cientos de metros y alcanza Porta Sementone. Una vez se deja la SS 147 se pasa bajo el Arco de Porta Moiano. Si giramos a la izquierda se pueden admirar los antiguos lavaderos, recorriendo la calle llamada de los Cavallacci, construida en parte sobre las antiguas Murallas de la ciudad. Por fin llegamos a Porta Nuova, la última de nuestro recorrido, frente a la cual se puede admirar el bello panorama del Valle Umbro en dirección a Spello y Foligno, y la vertiente sur del Monte Subasio.

El Trabocco
Un antiguo sendero usado en el pasado por los habitantes de Asís para alcanzar a pie los prados de las cimas con ocasión de las fiestas de Primavera, era llamado el "Sendero del Trabocco". Se parte desde Porta Cappuccini y a mano izquierda se sube hacia la Rocchicciola y siguiendo las señales del C.A.I. n.50, después de una dura subida se alcanza el Montarone; desde aquí, dejando el sendero n.50 y doblando a la izquierda se atraviesa un bosque de coníferas. Recorriendo un poco de camino, en el bosque se pueden encontrar ejemplares únicos de castaños. Construidos dal Cuerpo Forestal del Estado como parcelas experimentales; más alla de los restos de la Baracca di Cibroccolo, se llega a la fuente de la Maddalena, un tiempo usada por los pastores para abrevar el ganado, por lo tanto desde la cementera situada a lo largo del camino a Armenzano, ahora el área alrededor de la fuente es utilizada como punto de descanso de los excursionistas. Dejando la Fuente se prosigue en subida por caminos de servicio forestal y senderos (n.53) hasta cruzar la caerretera del Subasio en la localidad de Stazzi.
Alcanzado el refugio, construido hace unos 50 años, se puede, antes de retomar el camino, desviarse y subir a la cima de la colina de San Rufino, desde donde se puede admirar un vasto panorama que va desde los Montes de Spoleto, al Monte Amiata y a las Colinas del Trasimeno. Dejado el refugio de los Stazzi, se baja a la derecha tomando un sendero bien señalizado, que discurre dentro del Fosso delle Carceri. En breve se llega a la Ermita y, desde aqui, después de la visita a uno de los lugares más importantes del Franciscanismo, se puede volver a Asís, o bien siguiendo la carretera asfaltada o bien retomando un sendero que comienza a 500 m. de la entrada de la Ermita, a lo largo del camino Panorámico del Subasio, coincidiendo con una pequeña area de descanso.
Respecto al clima del Subasio al no disponer de datos objetivos lamentablemente podemos sólo dar algunas indicaciones de máxima tomadas por observación directa, por los datos relativos al decenio (51-60) referidos a la estación meteotológica situada en el huerto de la Ermita de las Cárceles y a datos procedentes de las estaciones de los centros urbanos limítrofes, Asís, Foligno y Nocera. Es oportuno precisar que el Huerto de las Cárceles goza de un clima particular; expuesto al sur y protegido al norte por un muro de contención y por sucesivos encinares y, gracias a su posición está protegido de los vientos, constituyendo un particular microclima. Los datos obtenidos en las diferentes estaciones se pueden tomar solamente como indicaciones significativas, pero no pueden utilizarse de modo mecánico. En general podemos afirmar que las temperaturas medias mensuales más elevadas se verifican entre los meses de julio y agosto y las mínimas en el mes de enero, en cuanto a las precipitaciones se registra un máximo principal en los meses de octubre y noviembre, uno secundario en abril y mayo y un mínimo en julio y agosto con modesto periodo de aridez. La aridez del monte viene acentuada además por la naturaleza calcárea, la mayor parte del agua que recibe de las precipitaciones se filtra en los meandros del subsuelo reaparecienco en el área de la baja llanura. La observación directa ha evidenciado que el clima del Subasio siendo un macizo asilado está fuertemente influenciado por los vientos, causa principal de una neta diferencia climática entre las vertientes. Con los vientos occidentales, que aportan las precipitaciónes, el gradiente térmico se respeta, con la fría tramontana la temperatura desciende muy por debajo de la media, mientras que con el siroco se mantiene anormalmente elevada. En el territorio del Subasio los periodos cuando sopla la tramontana casi se pueden equiparar a aquellos en los que soplan las corrientes occidentales mientras que para el siroco se registran frecuencias inferiores.
Cada viento aplica su mayor energía sobre la vertiente opuesta a la que golpea directamente, la vertiente noroeste sufre mayoritariamente los efectos de la tramontana que endurece en extremo las condiciones climáticas, mientras sobre la vertiente opuesta son los vientos occidentales los que afectan mayormente las condiciones climáticas. Desde el punto de vista de la altitud sobre el Subasio, también, a grandes rasgos, se pueden distinguir dos grandes franjas climáticas, la casi templada por debajo de los 800m. y la montana a partir de los 950-1000 m. donde, el clima se vuelve notablemente más duro cuando sopla la tramontana, mientras entre las dos franjas existe una zona de transición que con variaciones de cota entra en una o en otra condición climática. La niebla representa un fenómeno poco frecuente por las laderas del monte, la podemos encontrar cuando esta sube desde la llanura para disolverse poco después o tras una lluvia que con la complicidad de los estratos de aire frío genera bancos de niebla voluminosos pero de breve duración. Sobre la cima, sin embargo, está presente de modo constante durante los periodos de tramontana que genera una nube fija que se reforma constantemente o se asocia al siroco que recubre con su baja nubosidad el monte.

parque_del_monte_subasio_mapa versione italiana english version deutsch version 日本語版