Parque del Monte Cucco

Parque del Monte Cucco

Homepageparque_del_monte_cucco_ItalyUmbríaparque_del_monte_cucco_hechosParques naturales Umbríaparque_del_monte_cucco_natura
parque_del_monte_cucco_informaciones

italiano : english : deutsch : español : japanese

  • noticias Umbría
  • ofertas Umbría
  • itinerarios Umbría
Información general

Cómo llegar al parque
En tren, Estación de Fossato di Vico - Gubbio LINEA FERROVIARIA ROMA - ANCONA (La estación atiende a todos los Ayuntamientos del Parque).
En autobús de línea, desde la Estación FS de Fossato di Vico: Compañías: Bucci (PU) tel. n° 0721/33235 LINEA ROMA - URBINO APM (S.p.A) Perugia tel. n° 075/5731707 LINEA: por GUBBIO, GUALDO TADINO.
Servicio de Taxi: Bensi Giannangelo tel. n° 075/919202.
En coche, desde Roma: SS n.3 Flaminia (Roma - Rimini). Desde Ancona: SS n.76 desde Val d'Esino;
desde Perugia: SS n.318 (nueva autovía Perugia- Valfabbrica) hasta Branca di Gubbio y después SS 298 Pian d'Assino;
desde Cesena: E45 (autovía Ravenna - Orte) hasta Montecorona y después SS 298 Pian d'Assino;
desde Pescara continuando por: - Porto Civitanova, Macerata, Matelica, Fabriano, Fossato di Vico, Sigillo.
Aeropuertos más cercanos: Falconara Marittima (Ancona) - Tel. 071.28271 -S. Egidio (Perugia) - Tel.075.592141

Los operadores del parque
SERVIZIO TURISTICO TERRITORIALE - Piazza Oderisi - 06024 - Gubbio (Pg) - Telefono: 075/9220693 - 075/9220790 - Fax: 075/9273409 - Email: info@iat.gubbio.pg.it

CAI - Club Alpino Italiano, sez. di Gualdo Tadino - Via Santo Marzio - 06023 Gualdo Tadino (Pg) :: Telefono: 075/913119 - 914012 - 9142180 - 912290.

CAI - Club Alpino Italiano, sezione di Gubbio - Piazza San Pietro - 06024 Gubbio (Pg) - Telefono: 075/9273618 - 333/3236333 - 075/9275474 - 333/3836112 - 368/3050508

CENS - Centro Excursionista Naturalista Espeleológico - Via Galeazzi 5 - 06021 Costacciaro (Pg) - Telefono 075/9170400 9170601 - Fax 9170400 - Email: cens@infoservice.it :: Sito Web: www.cens.it

CENTRO VOLO LIBERO - Via Flaminia 32 - Loc: Villa Scirca - 06028 Sigillo (Pg) Telefono: 075/917061

CONTAVERNO - Centro di Esperienza Ambientale - Via F. Venturi 14 - 06022 Fossato di Vico (Pg) - Telefono: 075/914287 - Fax. 0759149049 - Email: vallealceto@libero.it

UNIVERSITA UOMINI ORIGINARI DI COSTACCIARO - c/o Sig. Castellani Igino - Loc. Borgo San Rocco - 06021 Costacciaro (Pg) - Telefono: 075/9170601

LA RUMIOLA (FIE - Federación Italiana Excursionismo): c/o Monacelli Giuseppe - Via Ghea - Loc. Purello - 06022 Fossato di Vico (Pg) - Email: rumiola@yahoo.it Página Web: http://web.tiscali.it/AVVENTURA

ASSOCIAZIONE VOLO E NATURA - c/o Sig. Cassetta Enrico - Via Giacomo Matteotti - 06028 - Sigillo (Pg) Telefono. 075/9177114

PROGETTO INSIEME SIGILLO Ventanilla Información - Via Giacomo Matteotti - 06028 Sigillo (Pg) - Telefono 075/9177999
Período romano
Después de la batalla de Sentino (295 a. C.) y la victoria romana sobre la coalición entre umbros, galos senones, samnitas, sabinos y etruscos, el área rural, junto a todos los centros urbanos umbros, entró en la órbita de Roma y así permaneció por largo tiempo. La antigua Vía Consular Flaminia, que comunicaba Roma y Rímini, iniciada por el censor Cayo Flaminio en el año 223 a. C., jugó en aquella época un papel fundamental para la población de la zona. El territorio de Costacciaro, aunque no se conserva ningún testimonio que lo atestigüe, debía de ser un lugar de parada a lo largo de la Vía Consular, apareciendo de este modo numerosos poblados y fortalezas.
parque_del_monte_cucco_ofertas Es de notable interés el territorio de Fosfato di Vico, donde en el actual Borgo di Fosfato, se ha identificado con certeza la romana "helvium", "vicus" (burgo) y "mansio" (lugar de estacionamiento y aprovisionamiento) a lo largo de la Flaminia (en el Itinerario Gerosolimitano resulta ser la única "mansio" entre Fano y Roma). Recientemente en las cercanías de Fossato di Vico, todavía hoy punto estratégico de cruce de caminos, la precisa investigación de los apasionados estudiosos locales ha descubierto las huellas del recorrido del "diverticulum ab helvillo - Anconam", desviación que se separaba de la Vía Consular Flaminia, para ser exactos desde el puente romano de San Giovanni, y que conducía hasta Ancona (único que ha perdurado con su nombre de la antigüedad del Itinerario Antonino del siglo II d.C.). "Ad Ensem", Tabula Peuntingeriana, fue por su parte antiguo lugar de aprovisionamiento y descanso a lo largo de la Flaminia. A finales del siglo pasado Borman elaboró la hipótesis de que incluso los "Suillates", citados por Plinio el Viejo entre los pueblos de la Umbría en la "Naturalis Historia", pudiesen tener una relación etimológica con la actual Sigillo, tesis retomada recientemente por el desaparecido Sigismondi.

Período comunal
parque_del_monte_cucco_eno_gastronomía En la edad comunal toda la zona sufrió la supremacía de Gubbio, protegida por el Imperio Germánico, y de Perugia. El emperador Federico I de Suebia, con el Privilegio de 1163, reconoció a los Cónsules de Gubbio el derecho de administrar justicia en el territorio de Scheggia, y Enrique IV, en 1191, y Otón IV, en 1211, confirmaron las concesiones hechas por Federico I a Gubbio.
Pero el castillo de Scheggia, reconstruido en el siglo XI, no permaneció mucho tiempo bajo la influencia del término de Gubbio; a comienzos de 1300 ya pertenecía, por la Bula de Bonifacio VIII, a la renombrada abadía de Fuente Avellana.
La guerra civil y el hambre, que azotaron Gubbio en el año 1384, aceleraron en Scheggia el paso del estado feudal al estado comunal. En 1240 Gubbio, todavía fuerte y libre, adquirió el castillo de Costacciaro, que se convirtió en dependencia del término de Gubbio. Aun así Costacciaro recibió de Gubbio una gran autonomía administrativa, manteniendo libertad en la elección de alcalde. En Costacciaro, considerado como su defensa natural, se hizo construir por orden de la ciudad de Gubbio unas murallas reforzadas con siete torres y se realizaron importantes ampliaciones por todo el asentamiento. Fossato y Sigillo conocieron, sin embargo, la dominación de la ciudad de Perugia. Se remonta al año1208 la sumisión de Fossato por parte de la ciudad de Perugia, favorecida por los Bulgarello, que incluso consiguieron imponer condiciones a la ciudad dominante. En 1274 también el territorio de Sigillo sucumbió a la supremacía de Perugia, que hizo erigir una fortaleza y envió uno de sus alcaides. La supremacía del término de Perugia, en aquellos tiempos no muy bien aceptada, perduró casi ininterrumpidamente en Fosfato y Sigillo hasta el siglo XVI.

Período de Montefeltro
parque_del_monte_cucco_cultura En 1392, los Montefeltro, a quienes Gubbio se había adherido espontáneamente, consolidaron sus dominios hasta Costacciaro y el río Scirca marcó el límite del área bajo su poder. El Duque de Urbino, impresionado por el valor de los habitantes de Costacciaro, que habían combatido duramente para no ser sometidos, les dió una gran libertad y los protegió tanto que en Costacciaro hizo erigir una robusta fortaleza, el Rivellino, que formó una barrera defensiva para el territorio durante varios siglos. Cuando a lo largo del 1500 Fossato, Sigillo y Scheggia sufrieron la devastación de las tropas de Valentino, Costacciaro se libró, quizás precisamente gracias a su robusta fortaleza defensiva.
Durante el sabio gobierno de los duques de Urbino también el término de Scheggia sufrió un gran desarrollo y en un corto período de tiempo alcanzó una autonomía sólo posible en uno de los más moderados Señoríos de la Península.

Período Napoleónico hasta el Reino de Italia
parque_del_monte_cucco_country_house Durante los primeros 15 años del siglo XIX esta zona quedó sujeta al dominio de Napoleón Bonaparte, que en 1804 transformó la República Francesa en Imperio; en aquella época en Osteria del Gatto, barrio actual de Fossato, estaba el confín entre el territorio italiano y el Imperio de Francia. Con la caída del Imperio napoleónico (1815) este territorio, que volvió a la Iglesia con la Restauración, luchó enérgicamente por el regreso a la "República Romana", motines de 1831 y de 1848 - 1849.
El valor de los insurgentes no pudo contra los Austríacos que intervinieron en apoyo de los Estados Pontificios. El área se sometió al dominio papal en 1860. Cuando se constituyó el Reino de Italia, la Umbría fue anexionada a este último (previo plebiscito que el 1 de noviembre vió como 97.000 umbros votaban por la anexión al reino y como sólo 360 por permanecer bajo el poder del Papa).
El Parque del Monte Cucco comprende una parte de territorio situado en el límite nord-oriental de la Umbría con la Marche. Esa zona, comprendida por los términos de Costacciaro, Sigillo, Fossato di Vico y Scheggia Pascelupo, se extiende por casi 10.50 Ha. y está totalmente incluída en la región umbra y en la provincia de Perugia. Al norte limita con la provincia de Pesaro, al oeste con la provincia de Ancona y al sur con la de Macerata. Monte Cucco y su territorio impactan por su naturaleza, que se manifiesta con excepcional carácter y con un grado de conservación que no se encuentra en otras zonas de los Apeninos.
Gracias a su particular formación geomorfológica, donde resalta la elevación de la gran pirámide calcárea del Cucco, baricentro de todo el Parque, ofrece al visitante una extraordinaria variedad de paisajes naturales, absolutamente vírgenes. Aquí hay una concentración tal de espectaculares formaciones naturales, tanto geológicas como de fauna y flora, que convierte a la zona en única en su especie.
La red de senderos es actualizada continuamente y se esparce sutilmente; la moderada elevación del relieve de la zona, el clima suave, la protección de las laderas, las pistas que llevan hasta puntos de acceso en altas cotas, los albergues de apoyo y descanso en la montaña son elementos que contribuyen a convertir en tranquila, segura, agradable e instructiva cada excursión.
La extensión del Area Natural Protegida del Monte Cucco y su típica situación determinan un paisaje morfológicamente diverso, que presenta una continua alternancia de paredes rocosas con laderas marcadas por numerosas incisiones fluviales con bosque y praderas, hasta las típicas zonas de fondo del valle. Es muy frecuente encontrar paisajes con zonas extensamente cultivadas y humanizadas en los valles junto a un paisaje salvaje típico de los Apeninos, que precisamente en esta zona, después de los montes Sibillini, alcanza su máxima elevación con el Monte Catria de 1707 m. y el Monte Cucco de 1566 m. La elevación hasta las cotas más altas de las estratificaciones calcáreas más profundas y su fracturación, que afecta a este sector del Apenino hasta profundidades insondables, no es más que la consecuencia directa del choque entre las placas continentales (africana y eurasiática) que en esta zona ha herido la corteza terrestre especialmente. parque_del_monte_cucco_hoteles
El territorio del Parque del Monte Cucco es interesante por una serie de imponentes fallas, generalmente en dirección N-S y NNW-SSE, interrumpidas localmente por otros sistemas secundarios en dirección E-W, y muy frecuentes en la vertiente oriental del Macizo del Monte Cucco, que presenta una zona con una perturbación tectónica muy intensa. En esta zona el salto de las fallas, casi siempre de varios centenares de metros, da lugar a un paisaje áspero y difícil, casi alpino, con la puesta al desnudo de imponentes estratificaciones calcáreas de origen sedimentario marino que presentan, en correspondencia con los relieves apenínicos, la típica sucesión de la Serie Umbro-Marchigiana. El sedimento más antiguo que aflora en correspondencia con los relieves apenínicos es el Macizo Calcáreo datado en el Liásico Inferior. Su particular composición mineralógica (calcárea extremadamente pura), su estado de fracturación y su elevada porosidad han favorecido la penetración de las aguas de lluvia y su consecuente articulación en un sistema de drenaje subterráneo. Tras el Macizo sedimentó la Corniola (Liásico Medio). También está bastante fracturada y presenta fenómenos cársticos, aunque de modo más limitado que el Macizo Calcáreo.
Estratigráficamente sobrepuestos encontramos a continuación, en un notable espesor, los sedimentos completamente impermeables del Rosso Ammonitico y Diasprigno. Un poco más en la superficie se encuentra la formación de la Mayólica, constituida por caliza de elevado grado de pureza y bien fracturada, intercalada con estratos de sílice durísima y resistente a la erosión. En la vertiente occidental del Monte Cucco en el lugar del Rosso Ammonitico, del Diasprigno y de la Corniola, existe un pequeño estrato arcilloso y dolomitizado llamado Grigio Ammonitico. Sobre la Mayólica se han sedimentado las Margas Fucoidi, caracterizadas por su elevada impermeabilidad. Sobre éstas aparece la sedimentación de la Scaglia Blanca, Rosada y Roja constituidas por materiales calizos bien estratificados, con muchas impurezas y estratigráficamente cubiertas por la formación de la Scaglia Cinerea.
El material paleontológico del área del Monte Cucco se contiene en las rocas sedimentarias calcáreas y arcillosas (Jurásico - Cretácico, hace unos 200 - 120 millones de años). Los horizontes de fósiles más interesantes provienene del Macizo Calcáreo, del Rosso Ammonitico (Liásico medio - superior, hace unos 194 - 180 millones de años), del Grigio Ammonitico (Malm, hace unos 155 - 145 millones de años) y, más raramente del Caliza Mayólica. En estas estratificaciones se contienen sobre todo ammonites, moluscos fósiles guía del Jurásico, belemnites, braquiópodos, lamelibranquios, gasterópodos y cefalópodos. Los ammonites constituyen el grueso de los descubrimientos paleontológicos del Área del Parque. Algunos ejemplares, descubiertos en la veta del Cucco, en las rocas del Grigio Ammonitico, llegan al metro de diámetro. Imponentes conos de deyección (cúmulos de materiales transportados y trabajados por los cursos de agua) se localizan en la desembocadura de las principales incisiones fluviales, especialmente desde el Este hacia el Oeste del Macizo del Monte Cucco. La presencia de estos conos de deyección testimonia cómo la actividad hídrica ha sido notablemente más intensa en el pasado.
Monte Cucco es además el parque de las grutas. Existen centenares de grutas de todas las formas y dimensiones, largas y larguísimas, profundas y profundísimas, todas con gran interés geológico, geomorfológico, hidrológico, faunístico, paleontológico, espeleogenético, paleoetnológico e histórico. Su formación se remonta a unos cientos de millones de años, cuando la intensa y profunda orogénesis (fracturaciones de diferente naturaleza) causó tanto la penetración de aguas pluviales hasta grandes profundidades, como, en periodos de presiones subterráneas, la reaparición superficial de aguas termales calientes, ricas en minerales y fuertemente corrosivas. Esta doble acción, no siempre simultánea, ha determinado un excepcional modelado y excavación de los estratos calcáreos tanto en la superficie como en la profundidad, produciendo una realidad geológica única en su género, espectacular a la vista y didáctica en extremo para la comprensión de la evolución del área de los Apeninos.
El drenaje de las aguas pluviales a través de las vías subterráneas, a lo largo de intrincados retículos de grutas y pozos que se crean en el interior de las masas calcáreas, ha hecho posible la aparición de verdaderas bañeras hidrográficas subterráneas (que no tienen nada que ver con aquellas superficiales) que terminan, en las paredes más profundas, con unos grandes colectores hipogeos cuya desembocadura en la superficie origina muchos manantiales en la vertiente oriental y occidental del Monte Cucco. De estos manantiales los más importantes y dotados de un cierto caudal son: Scirca, Acqua Fredda, S. Pietro, Forra di Rio Freddo, Rio delle Prigioni, Trocchi di S. Girolamo, Fonturce, il Bottino, le Lecce, Val di Lago, Molino delle Ogne, Acqua Ferrata, Gole del Corno.
El territorio del Monte Cucco representa un recurso de gran importancia también desde el punto de vista de la hidrografía superficial, ya que en esta zona se originan algunos de los cursos de agua más importantes de la Italia central: el río Chiascio, el río Sentino y el río Burano - Metauro.
parque_del_monte_cucco_hotel La red hidrográfica de estos lugares está formada sobre todo por cursos de carácter torrencial excepto el río Sentino, el río Freddo y el río de las Prigioni.
El curso de agua más importante que nace dentro del territorio del Parque es el río Sentino. Su curso corta profundamente la cadena apenínica delimitando el Monte Catria del Macizo del Monte Cucco para desembocar en los valles de la Marche. El río Freddo y el Rio delle Prigioni constituyen dos de los más importantes cursos de agua perenne del Apenino umbro-marchigiano. El primero, de gran efecto paisajístico, atraviesa longitudinalmente el Macizo del Monte Cucco a partir de Val di Ranco hasta Perticano y discurre a elevadas cotas marcando profundamente toda la vertiente oriental del Macizo y sus profundas gargantas.
Actividades didácticas
En el territorio del Parque del Monte Cucco existen tres Centros de visita y actividades dedicados a la oferta educativa.

Centro de experiencia ambiental "Contaverno" - AULA VERDE DI FOSSATO DI VICO - Centro de Experiencia Ambiental Contaverno - Via Filippo Venturi 14 - Loc. Borgo - 06022 FOSSATO DI VICO - Tel. 075/9149287 - fax. 075/9149049; e-mail: vallealceto@libero.it. La propuesta que ofrece el Centro de experiencia ambiental Contaverno se llama "CADA COSA A SU TIEMPO". Se subdivide en varios recorridos que pueden ser seguidos de modo independiente o como parte de un proceso plurianual: MI SER: El tiempo personal: Los ritmos: La cotidianeidad: El valor del presente. TU HACER: El tiempo de la creatividad: Representaciones y medida del tiempo. SU SABER: El tiempo del intercambio: Los conocimientos, las experiencias y las memorias de los que tienen más tiempo que nosotros. NUESTRO VIAJAR: El tiempo de los descubrimientos: Las exploraciones de los lugares de la tierra y del cielo a través de los ritos y las celebraciones. VUESTRA COMPRENSIÓN: El tiempo de las relaciones afectivas: Copiarse para ser de nuevo en el tiempo en armonía. SU RE-UTILIZACIÓN: El tiempo de las cosas: Los estilos de vida y las huellas que dejamos en el ambiente.
Cada ruta puede ser seguida a través de encuentros de tres horas cada uno en las escuelas, o en forma de estancias de varios días en el Centro. El Centro propone además Campos de verano y de invierno. Los campos representan un proyecto turístico-educativo dirigido a jóvenes de entre 6 y 17 años y se desarrollan en un arco de varios días (7/14). Su finalidad general es buscar el incremento de la capacidad de los participantes para vivir de un modo sostenible.
La estructura del Centro de experiencia ambiental "Contaverno" tiene su sede en un palacio histórico, rehabilitado en 1998, propiedad de la Provincia de Perugia - loc. Borgo di Fossato di Vico, en el casco histórico del término municipal de Fossato di Vico y en un área de particular interés ambiental. Está dotado de: Sala de conferencias, sala de reuniones y proyección, biblioteca, laboratorio para la didáctica, bar, restaurante. Se dispone además de 50 camas. Ausencia de barreras arquitectónicas. Parking privado para coches. Además el Centro está involucrado, en colaboración con la Universidad de Perugia, el CEDRAV y el Ministerio de Medio Ambiente, en un programa de investigación relacionado con los ecosistemas montañosos con particular referencia al estudio de la flora y la fauna y al uso de los recursos naturales por parte del hombre.

Centro "Volo Libero" - Università del Volo Libero Via Flaminia 32 Villa Scirca 06028 - SIGILLO - Tel.e Fax: 075/9170761
Las actividades educativas recreativas propuestas por la Universidad del Vuelo Libre se pueden resumir en: - Visitas guiadas a Città d'Arte - Excursiones en el Parque del Monte Cucco - Barranquismo - Vuelo con ala delta doble - Visitas guiadas a las Grutas de Feasassi - Velada de entretenimiento ofrecida por los anfitriones. La sede de la Universidad del Vuelo Libre se encuentra a los pies del Monte Cucco.
La estructura se ha remodelado totalmente y dispone de: Sala de conferencias, sala-bar, restaurante, cocina, amplio parking privado, amplio garaje para motos, alas delta y bicis de montaña. Dispone de más de 13 habitaciones con 44 camas.
El centro de Vuelo Libre está dotado de un gimnasio totalmente equipado.

Borgo Didattico C. E. N. S. - Centro de Costacciaro - Burgo Didáctico de Costacciaro Centro Excursionista Naturalista Espeleológico Via Galeazzi 5 06021 COSTACCIARO Tel. e Fax. 075/9170400 - 9170601 e-mail: mail@cens.it :: Web: http://www.cens.it
Las propuestas que ofrece el Borgo Didattico de Costacciaro se titula "PROYECTO MONTE CUCCO". Se trata de cursos integradores de didáctica ambiental para colegios e institutos y se pueden dividir en dos cursos: - Curso anual "EL descubrimiento de los fenómenos naturales: sensaciones y conocimientos" n° 2 lecciones preliminares, más 3/5 días de estancia dentro del Borgo Didattico. Curso trienal "El Hombre y los fenómenos naturales: historia de las conquistas de la Ciencia y de la Técnica" Primer año: n° 2 lecciones preliminares, más 3/5 días de estancia en el Borgo Didattico. Segundo año: nº1 lección preliminar, más 3/5 días de estancia en el Borgo Didattico. Tercer año: n° 1 lección preliminar, más 3/5 días de estancia en el Borgo Didattico.
Las actividades se desarrollan en el Borgo Didattico de Costacciaro que tiene su sede en un Convento del siglo XIII, completamente restaurado con criterios de funcionalidad, comodidad y seguridad.
Está dotado de un aula didáctica con programas informatizados ligados a las ciencias naturales, videoteca, biblioteca, equipos para experimentación naturalista. Dispone de 55 camas, 13 duchas, 9 baños, lavandería, salones y claustro.

Actividades deportivas
Ala delta - Las características orográficas del Alto Valle del Chiascio y de los relieves del Macizo del Monte Cucco, además de la falta de obstáculos serios, y la sucesión de corrientes atlánticas y balcánicas, convierten al territorio del Parque en una zona apta para la práctica del vuelo libre, en especial del ala delta. Las condiciones orográficas y meteorológicas favorables facilitan despegues y aterrizajes y al mismo tiempo hacen del Monte Cucco un campo de entrenamiento ideal para principiantes y para expertos de máximo nivel. Pian di Monte y la Sella del Culumeo (Val di Ranco) se encuentran entre los poquísimos lugares donde se puede despegar y aterrizar durante el vuelo. Val di Ranco, Pian di Monte, La Pianaccia representan los puntos de despegue formales de la zona, donde es posible, como alternativa, alzar el vuelo con casi cualquier condición de viento. El Monte Cucco es uno de los pocos lugares donde se disputan competiciones nacionales e internacionales de vuelo libre a alto nivel técnico. Sigillo es el único término municipal en Italia que ha albergado hasta 7 ediciones de los 21 campeonatos Open de ala delta. Es el término donde se organiza y se disputa regularmente una competición internacional, "El Trofeo Monte Cucco", donde participan numerosos equipos nacionales y extranjeros, así como los CAMPEONATOS MUNDIALES DE ALA DELTA (primera edición 1999). En el valle existen asociaciones que desarrollan actividades didácticas de ala delta, con instructores federados que organizan cursos residenciales y de fin de semana. La actividad de ala delta y parapente la coordina y promociona el Centro Vuelo Libre "Monte Cucco" que tiene su sede en la Universidad de Vuelo Libre de Villa Scirca.

Espeleología - Una actividad deportiva muy particular es la espeleología, que no es sólo un deporte, sino sobre todo investigación geográfica y científica multidisciplinar. Dada la amplia gama de informaciones en el campo de la investigación de la naturaleza, que se pueden encontrar en el inmenso mundo subterráneo del Cucco, relacionadas con la geología, karstificación, hidrología, mineralogía, paleontología, fauna, flora, meteorología, química, física y biología humana se ha constituido el Centro Nacional de Espeleología de Costacciaro y se ha impulsado la creación de la Escuela Nacional de Espeleología. Merece particular atención la actividad espeleológica del Borgo Didattico de Costacciaro, donde actualmente se desarrollan la mayoría de los cursos de formación profesional para guías espeleológicos.

Barranquismo - En un ambiente exquisitamente deportivo actúa un derivado, muy en boga últimamente, de la actividad espeleológica: el barranquismo. Es el descenso de barrancos encastrados en gargantas estrechas, utilizando técnicas mixtas entre progresión en gruta, alpinismo y subacuática (disciplina nacida precisamente en Monte Cucco con los primeros descensos de los años cincuenta y sesenta en la Forra di Rio y en el Orrido del Balzo dell'Aquila). Especialmente en verano son centenares los excursionistas que se aventuran en el descenso del cañón del Parque, tipo de barranco como la Forra de Rio Freddo (más de 3 Km. de longitud y con un desnivel de 350 m.), que es un auténtico paraíso para los amantes de esta joven disciplina del alpinismo. El descenso está muy facilitado por una serie de anclajes artificiales para enganchar y hacer discurrir las cuerdas de progresión colocadas sobre cada cascada o rápido. El control y el mantenimiento de estos anclajes son constantes.

Excursiones a caballo - Varias organizaciones del Valle del Chiascio se encargan de la organización de excursiones a caballo. La divertida y segura práctica de esta actividad está garantizada por unas rutas secundarias (senderos, caminos de herradura, pistas y veredas) que se articulan en el Area del Parque a través de más de 2000 km. y dotadas de un suelo compacto y regular. Sobre el Monte Cucco y en los valles que lo rodean es posible practicar excursiones de diferente longitud y dificultad con bicicletas de montaña. Una guía detallada y de fácil consulta (Umbria in Montain Bike de Francesco Salvatori, editada por el Centro de Costacciaro) describe minuciosamente los principales itinerarios de la zona).

Pesca deportiva - La Pesca deportiva puede ser practicada con satisfacción a lo largo del río Sentino y el barranco Rio Freddo.

Esquí de fondo - Debido al clima, a menudo condicionado por corrientes frías de origen continental balcánico, el territorio del Parque sufre intensas nevadas que dejan, durante varios días, una espesa capa de nieve, incluso a cotas bajas. La persistencia de la nieve hace que algunas zonas de los llanos sean especialmente aptas para la práctica del Esquí de Fondo, tanto a nivel deportivo como de aficionados. Pian delle Macinare (1135 m. de cota), un poco por encima de Costacciaro, representa una de las localidades más notables y aptas para la práctica de esta actividad.
Itinerarios Naturales - Excursiones de interés geológico
La espectacularidad de las maravillas naturales del territorio del Parque del Monte Cucco permite involucrar al visitante desde muchos puntos de vista. Dado el gran abanico de atractivos naturales presentes en esta parte del territorio ha parecido oportuno empezar con las particulares formaciones geológicas - naturales, para después proseguir con el listado de las rutas de excursiones en sí. Entre la espectacularidad de los fenómenos geológicos se incluye sobre todo el Barranco de Rio Freddo, profunda incisión que señala gran parte del límite oriental del Parque. Se trata de una impresionante garganta - excavada en el último millón de años por el Barranco de Rio Freddo en los macizos calcáreos del Liásico Inferior - que impacta tanto por su conjunto de vertiginosos saltos y salas oscuras, como por la atmósfera de aventura fuera del mundo que se experimenta al descender sus cascadas recorriendo rápidos y lagos, encerrados entre paredes pendientes e inaccesibles, siempre en penumbra, porque los rayos del sol no llegan a acceder a la zona. Muy similar al Barranco de Rio Freddo es el Barranco del Balzo dell'Aquila, incisión profunda de los calizas liásicas del Monte Catria, pero su descenso exige un elevado conocimiento técnico y no es aconsejable por la irregularidad del régimen hídrico. Lo que no excluye que el Barranco, visto desde fuera, sea uno de los espectáculos más sugerentes del territorio del Parque y el mejor punto de observación de fácil acceso en coche, a lo largo de la carretera desde Fuente Avellana en la cima del Catria (Calle de las Scalette).
Otro barranco que merece una particular atención es el Barranco del Ponte en Botte, en territorio de Scheggia, excavado en las coloreadísimas estratificaciones de Scaglia Rossa del Barranco Sera, cuya visita no exige ningún particular conocimiento técnico. El Valle de las Prisiones es un profundo cañón, que no requiere una experiencia técnica elevada para su recorrido y todos pueden gozar del imponente espectáculo producto de la corrosión del barranco sobre las formaciones calcáreas, espectáculo que tiene su punto álgido cuando el curso de agua y el sendero atraviesan las rocas del Zapato del Diablo. Las Lecce, imponentes murallas de la vertiente occidental del Parque, situadas un poco por encima del núcleo urbano de Sigillo, los saltos del Fossa Secca sobre Costacciaro, las paredes orientales del Cucco, La Muralla de las Liscarelle, el Cuerno del Catria sobre la Isla Fossara, son algunos ejemplos de los efectos producidos por la intensa fracturación de las estratificaciones calcáreas. Pero el Parque del Cucco es también el Parque de las fuentes y cada excursión propone alguna, grande o pequeña. La más importante es seguramente la Scirca, manantial del que brotan todas las aguas recogidas en la Gruta de Monte Cucco (la menos visitada dado que su acceso está prohibido al público: allí tienen su origen el acueducto de Costacciaro, de Sigillo y de Perugia). Las más bellas son la Fuente de las Lecce, que aparecen a modo de abanico de una grieta horizontal en la roca, el Sturo della Piscia, que forma un salto de más de 20 m en porosas rocas de travertino y el manantial de "troppo pieno" denominado Buca di Mazzapane, que brota sólo después de intensas precipitaciones.
Una mención aparte merece el Manantial de S. Pietro al nord-este de Val di Ranco, que aparece al contacto entre la mayólica calcárea, fracturada y permeable y el subyacente estrato de Diasprigno, compacto e impermeable. Monte Cucco es también el parque de las grutas. El fenómeno cárstico más imponente es sin duda la Gruta de Monte Cucco, un vasto sistema subterráneo que se extiende por más de 30 km alcanzando la profundidad máxima de 923 m. Durante mucho tiempo ha sido el sistema cárstico más grande y profundo de Italia, uno de los mayores que se conocen. Actualmente se conocen tres entradas, todas en la vertiente nord-oriental del M. Cucco: la Entrada Principal a una cota de 1390 m., el Pozo del Nibbio a una cota de 1509 m. (se abre prácticamente sobre la cima del Cucco), y el acceso en Pian delle Macinare a una cota de 1395 m., que actualmente está obstruido por la acumulación de restos. El acceso principal, después de atravesar un pozo de 27 m. de profundidad, permite alcanzar una serie de enormes salones que se suceden: La Catedral, La Sala Margarita, el Jardín de Piedra, la Sala del Becco, la Sala de las Fuentes, la Sala Simonetti, las Condotte Terminali, la Sala Terminal (que se alcanzan también desde el acceso de Pian delle Macinare). Es esta la zona más espectacular, con las formaciones de estalactitas y estalagmitas más increíbles e imponentes, donde cada gota ha repetido durante millones de años su trabajo de depositar los cristales disueltos. Una excursión a estos lugares deja una profunda huella: es como estar en un joyero oscuro lleno de minerales y piedras preciosas, con los ojos intentando penetrar la oscuridad y descifrar las miles y miles de formas esculpidas sobre las inmensas paredes que se pierden en las altísimas bóvedas apenas iluminadas. Cuando se mira hacia abajo, entre los canales y las formaciones de estalagmitas, aparecen muchos lagos esmeralda cuyo movimiento diseña trémulos círculos.
En el silencio, la lluvia incesante de miríadas de gotas hace patente la dirección del drenaje de las aguas de lluvia que se encaminan hacia el Manantial de Scirca. Pero la Gruta de Monte Cucco no acaba con esta serie de salas, que son tan sólo la antesala del sistema. Desde la Sala Margarita parten muchas galerías y pozos, que dan acceso a simas y salas de todas las dimensiones. Uno de estos ramos ascendentes, la Galería de los Huesos, es una de las más hermosas de la Gruta, bella como ninguna y perfectamente conservada acaba en una gran sala con el pavimento cubierto de restos: la superficie externa está cerca de un desprendimiento de rocas, que ha obstruido una entrada que existía. A lo excepcional del lugar se añade el hecho de que toda la Galería y la Sala Terminal son un depósito de huesos de antiquísimos animales. Aquí se han descubierto algunos restos óseos de rinoceronte, oso, marta, cérvidos y bóvidos, todos animales que vivieron cuando el clima de la zona era mucho más frío que el actual, hace unos 20.000 años, durante el último período glacial. También en la Sala Margarita, otra de las maravillas del Parque, por ahora de difícil visita, estan las Cuevas Subterráneas de Valdorbia (Scheggia), una red de decenas de kilómetros de grandes galerías, excavadas artificialmente en ambas márgenes del Sentino para explotar una mina de arcilla para cemento y piedra litográfica.
Es un mundo hipogeo único en su género, donde el estudio y la observación de un importante repertorio de arqueología industrial se añade al interés geológico paisajístico.
El clima del Apenino Umbro - Marchigiano se puede definir como templado subcontinental (de origen balcánico) en continuo contraste con el templado sublitoral (de origen mediterráneo). La temperatura media - anual varía entre los 11º C en el valle y los 5º C en las cotas más altas (1550 m.). Las temperaturas presentan los valores mínimos, en torno a los 3° C, en enero - febrero y los máximos, generalmente superiores a los 20º C entre julio y agosto.
Las precipitaciones varían entre los 1100 mm anuales en el Valle del Chiascio y los 2500 mm anuales de las llanuras de montaña sobre cotas de 1000 m., donde se concentran las mayores precipitaciones de toda Italia central. Las precipitaciones en forma de nieve resultan más frecuentes en enero y febrero (pero no es extraño que se den también durante los meses de noviembre y diciembre)
En la estación meteorológica de Scirca, a los pies de la vertiente occidental del Monte Cucco, en una cota de 560 m., se da una media anual de 51.7 cm. de espesor de la nieve, con permanencia de la nieve acumulada. El régimen de los vientos, siempre en base treintenal, indica como predominantes los vientos de NE (Tramontana) y, en segundo lugar los de SW. Los primeros soplan alrededor de 90 días/año, los segundos unos 70 días/año.
Hay que tener cuidado con no dejarse sorprender en altas cotas por la Bora: puede alcanzar velocidades de hasta 160 km/h. (insertar los gráficos de la Stazione di Scirca).
Desde hace miles de años el Apenino de la Alta Umbría, con el Monte Catria y el Monte Cucco, es una tierra predilecta para ermitaños. Basta pensar en los santos Romualdo, Pier Damiani, Domenico Loricato y los beatos Forte de Gabrielli, Tommaso da Costacciaro, Paolo Giustiniani y muchos otros que en estas tierras han llevado una vida solitaria por períodos breves o largos. Santa Croce di Fonteavellana, Santa Maria di Sitria, Sant'Emiliano di Congiuntoli y San Girolamo di Pascelupo son los lugares que testimonian, todavía hoy, una vocación cristiana, convertida en excepcional y extraña, pero siempre preciosa e imprescindible para la salud espiritual del Cuerpo místico de Cristo que es la Iglesia.
parque_del_monte_cucco_bed_and_breakfast La ermita de San Jerónimo se erige en la parte oriental del Macizo de Montecucco (1.566 m.) precisamente en el lado oriental del Monte Le Gronde (1373 m.). Se encuentra en el término de Scheggia, a unos dos kilómetros de Pascelupo, a 661 metros sobre el nivel del mar. Esta ermita se enroca en la base de un anfiteatro de roca calcárea que cae en vertical más de cien metros, con grutas en la pared escabrosa. Los edificios se erigen sobre una punta que sobresale en el valle del Rio Freddo, que constituye el límite entre la Umbría y la Marche. La atrevida construcción, especialmente para quién la observa desde el fondo del valle, hace pensar en algunos monasterios como los del Monte Athos o del Tibet. El difícil acceso al lugar constituía no un impedimento, sino al contrario una invitación dirigida a los ermitaños en busca de un lugar ideal, separado del mundo habitado, para su vida de lucha espiritual y de unión con Dios en una paz que el mundo terreno no alcanza a dar. Hasta hace pocos años, solo un estrecho camino conducía a la ermita, pero en la actualidad se puede alcanzar a través de una intrincada carretera que se recorre con dificultad. Probablemente a causa del agua que gotea de la roca casi continuamente durante todo el año y que se acumula fácilmente en cisternas, el lugar ha sido habitado desde hace mil años.
Si la presencia en esta zona de San Jerónimo, doctor de la Iglesia, se considera una leyenda es, sin embargo, una hipótesis plausible pensar que san Domenico Loricato (+1060) haya sido uno de sus primeros habitantes. De hecho San Pier Damiani cuenta que Domenico vivió, por un tiempo, en un eremitorio no muy lejano de San Emiliano de Congiuntoli, abadía de la cual la ermita de Monte Cucco dista sólo unos cuatro kilómetros. De todos modos, la antigua capilla de San Jerónimo, una gruta cerrada con una pared, como el resto de los fundamentos sobre los que se apoyan las construcciones de la ermita, muestra elementos arquitectónicos medievales, datados en el siglo XI. El 25 de marzo de 1337 murió en la ermita el beato Tomás de Costacciaro que, joven monje del cercano cenobio de Santa Maria de Sitria, con el permiso de su abad, se había retirado aquí para tener una vida solitaria, en la que perseveró durante 65 años. No era sacerdote y, a veces, le acompañaba algún hermano. Tras años de una existencia completamente escondida, fue descubierto y se originó su fama de santidad. El Señor le concedió el don de curar enfermedades, y hacer también otros milagros. Uno de los más conocidos es el siguiente: "Se contaba que, llegados a la ermita algunos sacerdotes el día de la fiesta de San Jerónimo, tanto para apagar su propia devoción, como para visitar al venerado ermitaño, se dieron cuenta éstos de que faltaba el vino para el santo Sacrificio, tomaron las vasijas llenas de agua y después de una breve oración, el agua se convirtió en un exquisito vino".
A continuación viene documentada, la esporádica presencia de hermanos ermitaños de San Jerónimo. Un documento de 1368 habla de una construcción o de la ampliación en iglesia de la ermita. No se puede tratar del antiguo oratorio ya existente que no muestra ningún signo del estilo gótico. Durante una reciente excavación en la ermita se ha descubierto parte de una ventana gótica. Probablemente formaba parte de la iglesia erigida en el siglo XIV, quizás en el lugar de la iglesia actual. Un nuevo capítulo de la historia, todavía en curso, de la Ermita empieza con la llegada del Beato Paolo Giustiniani en septiembre u octubre de 1520. El Beato acababa de abandonar la Ermita de Camaldoli con el propósito de realizar, de mejor modo y en otros lugares, su vocación eremítica. San Jerónimo, deshabitado, pertenecía a la Iglesia Parroquial de Pascelupo, cuyo rector no veía con buenos ojos el asentamiento de un nuevo núcleo de eremitas en aquel lugar. Por lo que el Beato, en esta ocasión, no se detuvo en San Jerónimo, sino que prosiguió su camino retirándose en la Ermita de las Grutas del Macizo, hoy Cupramontana. Aunque consideraba el Monte Cucco muy apto para la vida solitaria, acudió a sus amigos en Roma, con la intención de que sus eremitas pudiesen volver a la ermita. Un Breve del Papa León X, del ocho de abril de 1521, desmembró el eremitorio de San Jerónimo de la Iglesia Parroquial de San Angelo de Pascelupo, diócesis de Gubbio, y lo concedió a Fray Paolo de Venecia, para que pudiese retirarse allí con sus compañeros. Desde este tiempo la Ermita de Monte Cucco está unida al instituto eremítico fundado por el Beato Paolo Giustiniani y hoy llamado Congregación de los Ermitaños Caldolesi de Monte Corona. Del 28 de julio al 02 agosto de 1524 tuvo lugar en San Jerónimo el segundo Capítulo general del nuevo instituto religioso. Pocos días después, precisamente el 07 de agosto de 1524, aquí el Beato Paolo, durante la celebración de la Santa Misa, vivió su experiencia mística más alta, testimoniada por él y meditada teológicamente en el tratado titulado "Secretum meum mihi". Varias veces en el curso de los últimos siglos, los Ermitaños Coronesi estuvieron tentados de abandonar el lugar y, en nuestro siglo, han cedido finalmente a esta tentación...para dejarse conducir por la divina Providencia a su ermita de origen.
El lugar de San Jerónimo emanaba siempre un particular encanto, pero siempre existían algunos inconvenientes. Por ello en el siglo XVI se hizo la petición a la Santa Sede de traladarse a otro lugar. El Papa Sixto V en persona, el 03 de agosto de 1585, a través del Cardenal obispo de Gubbio, hizo entender a los eremitas que su voluntad era que no abandonasen aquel lugar, debiendo confiar en la bondad de Dios Bendito, que los defendería, en el futuro, de los peligros del monte, como había hecho durante el pasado. Tampoco debían temer a los bandidos, ya que el mismo Papa había previsto con su brazo destruirlos y machacarlos. Parece que el Pontífice mantuvo su palabra, porque a partir de aquel momento no tuvieron más desgracias relacionadas con ladrones o bribones. Sin embargo, las piedras que de vez en cuando caían sobre la ermita, continuaron provocando miedo y acarrearon serios daños. Por ejemplo, en febrero de 1607, murió por una roca precipitada desde el monte el Prior de la ermita, Don Ridolfo Oddi, noble perugino y, desde 1603 a 1606, Superior General de los Coronesi.
El terremoto del 03 de junio de 1781, además, hizo caer una piedra de grandes dimensiones sobre el techo de la hospedería que resultó enormemente dañada, de modo que se decidió abandonar la ermita. Finalmente se dejó al celador y a un hermano converso para que la restaurasen. Este celador era Don Doroteo Zuccari de Fabriano que murió, todavía joven, el 02 de abril de 1782 en Sassoferrato; después de su muerte, los fieles atribuyeron muchas gracias a su intercesión. Su lápida, conservada en la iglesia de la Santa Cruz en Sassoferrato, lleva inscritas, entre otras cosas, las hermosas palabras: "ingens sui desiderium reliquit". Las dos supresiones estatales de los conventos del siglo XIX han causado indudablemente grandes problemas, pero los eremitas, con la ayuda de Dios y de muchas buenas personas de la zona, consiguieron volver a San Jerónimo en un tiempo relativamente breve. Parece que la escasez de eremitas y de vocaciones, con la consecuencia de una observancia un poco laxa, había inducido, en 1925, a la autoridad más alta de la Congregación Coronese a decretar la clausura y la venta de la casa.
Cuatro siglos de historia, de santidad escondida, de asiduidad en la oración y el trabajo, de penitencia y de espera en el Señor, parecían llegados a su fin definitivo. Característico del espíritu de fe que animaba a los ermitaños es el episodio acaecido a principios de siglo. Algunos visitantes, acompañados por el Prior, sintieron un canto que venia de la ventanita de una celda. Maravillados por el hecho - por lo general en la ermita reinaba el más absoluto silencio - pidieron una explicación. Pero quedaron más maravillados todavía al escuchar por respuesta, que era un hermano que estaba a punto de morir. Cantaba porque estaba contento de ir al paraíso a la fiesta eterna. Tras la salida de los "monjes blancos" la ermita de Monte Cucco permaneció desocupada, a excepción del periodo de la guerra, 1939 - 1944, cuando la casa fue ocupada por el pueblo de Pascelupo y de Perticano o, incluso, de Fabriano, como refugio contra los golpes de la artillería y de la aviación.
Pasada la furia de la guerra, la obra de destrucción se aceleró.
Medio siglo después de la supresión, la ermita se vio reducida a un montón de ruinas. Pero la divisa benedictina: "Succisa cirescit" se realizó una vez más. Por interés del Dr. Mario Luconi, farmacéutico de Gubbio, los 31 propietarios de la ermita, en octubre de 1981, con exquisita sensibilidad y generosidad la donaron a la congregación de los Eremitas Coronesi, para que volviesen al lugar. La restauración y, en buena parte, la reconstrucción se llevó a cabo en los años 1985 - 1991, a mano de expertos albañiles de Gubbio que hicieron un óptimo trabajo. Ha sido posible rehacerla como fue en un tiempo, o incluso mejor. La vida regular de la pequeña comunidad, pautada por el sonido de las campanas, pudo recomenzar en noviembre de 1992. La Consagración de la ermita reconstruida, hecha solemnemente por Monseñor Pietro Bottaccioli, Obispo de Gubbio, el 8 de mayo de 1995, ha sellado una dura empresa, pero llevada a buen término finalmente. La vida de los eremitas "camaldolesi" quiere ser una vida impregnada de silencio y soledad, en la caridad, en continua oración y penitencia, dedicada a las alabanzas a Dios y la salvación del mundo. Los monjes de San Jerónimo, según la constitución de la Orden, deben "evitar siempre la presencia de personas en la ermita". Por ello no desean que se transforme en un lugar de atracción turística, pero estarán felices de poder ofrecer a posibles excursionistas que se acerquen al lugar un vaso de agua fresca si lo necesitan. Es posible, que personas sean acogidas en la ermita para pasar períodos de retiro espiritual. parque_del_monte_cucco_artesíana
No es fácil, hoy en día, comprender la vida solitaria. Característica de la vida del ermitaño cristiano no es la fuga de la realidad que a menudo le atribuyen sus críticos, sino la aproximación al sentido de la vida desde el punto de vista de la eternidad. Si el monje se separa, hasta un cierto grado, de la mutable realidad empírica de este mundo, lo hace sólo para poder dar más fácilmente a su vida una orientación fundamental correspondiente a la fe cristiana. Describiendo la vida del cristiano, San Pablo dice:" Nosotros no fijamos la mirada en las cosas visibles, sino en aquellas invisibles; las cosas visibles son de un momento, las invisibles son eternas". (2 Cor 4,18).
El nuevo mundo, inaugurado con la Resurrección de Cristo y la bajada del Espíritu Santo, es la realidad que determina, en general todavía de una forma escondida e invisible, la existencia que está inevitablemente destinada a extinguirse de la escena efímera de esta tierra. Los ermitaños señalan a cada uno ese aspecto interior del misterio de la Iglesia que es la intimidad personal con Cristo. Escondida a los ojos de los hombres, la vida del ermitaño es predicación silenciosa de Aquel que ha consagrado su vida, ya que Él es todo para él. (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 921). ERMITA DE SAN JERÓNIMO DE LOS P.P. CAMALDOLESI, 06020 PASCELUPO (PG) Tel. (075) 9229802.

parque_del_monte_cucco_mapa versione italiana english version deutsch version 日本語版